Crianza

Cómo fomentar la buena relación entre hermanos desde pequeños

Tener
más de un hijo es una linda oportunidad para ver cómo surge una
relación de amistad desde la infancia, que te regalará bellos
momentos. Pero también, cuando las cosas no salen de la mejor manera
podemos encontrarnos con algunas diferencias entre ellos, que se
desencadenen en discusiones o malos ratos.

Por
eso, como papás nos corresponde ayudar a nuestros hijos, para que
puedan tener una buena relación entre hermanos, fomentando ciertos
valores que les ayudarán a lograrlo.

¿Cuándo
comenzar?

Fomentar
una buena relación entre hermanos es algo que tiene inicio desde
antes de que nazca el nuevo miembro de la familia, pues desde que
éste nuevo hermanito se encuentra en la barriga de mamá, hemos de
preparar al futuro hermano mayor para su llegada.

Debemos
hacer al hermano mayor parte de todo el proceso de bienvenida del
nuevo integrante, no solo hablándole de su futuro hermanito, sino
invitándolo a apoyarnos con algunas actividades que estén
relacionadas con la llegada del nuevo bebé.

Esto
será particularmente útil e importante porque en algunos casos,
cuando nace un bebé, los hermanos mayores pueden sentir celos o que
sus padres quizás no le ponen tanta atención como antes. En mi caso
particular, mi madre me cuenta que cuando nació mi hermana yo sentía
muchos celos e incluso llegué a decirles que no les quería.

Una
forma de evitar esto, además de prepararlo antes de que llegue su
hermanito, es buscar esas pequeñas acciones con las que podrá
ayudarnos y sentirse incluido una vez que el nuevo bebé esté en
casa. Por ejemplo, pidiéndoles que nos ayuden a traer un pañal o
que nos den su opinión acerca de la ropita que le pondremos al bebé
durante el día, todo esto claro, asegurándonos que se sienta cómodo
al ayudar.

Compartiendo
la infancia

Si
los hermanos no se llevan muchos años de diferencia, cuando crezca
un poco el hermano menor podrán comenzar a jugar juntos, para lo
cual vendrán otros momentos y oportunidades en los que les ayudemos
a fomentar una buena relación, y así comenzar con una bella amistas
desde la infancia.

Enseñándoles
a compartir y a ayudarse mutuamente, podrán comenzar a relacionarse
de una forma sana y amistosa, además de que les ayudará a ser más
empáticos, algo que sin duda les será muy útil cuando llegue el
momento de hacer nuevos amigos en la escuela, por ejemplo.

Darles
un trato similar, pero recordando que son diferentes

Es
importante que como padres tengamos un trato justo y equitativo con
ellos para que no haya lugar a envidias o resentimientos,
dirigiéndonos hacia ellos con el mismo cariño y la misma
dedicación, sin preferencias y dándoles siempre oportunidad de
dialogar sin saltar en conclusiones precipitadas.

Sin
embargo, aunque es importante que no haya favoritismos y les debemos
dar las mismas oportunidades, debemos adaptar éstas de acuerdo a
cada una de ellos, pues ningún niño es igual a otro, y cada quien
tiene su personalidad, gustos, necesidades y carácter diferentes.

De
igual manera, cuando haya alguna discusión entre ellos, nosotros
deberemos actuar como mediadores y guías, para ayudarles y
enseñarles a compartir, convivir y llevar una buena relación en
general.

La
relación entre hermanos puede ser una muy buena, en la que
predominen el amor y la amistad hacia cada uno de ellos. Recordemos
siempre, que nosotros seremos los encargados de ayudarles a fomentar
ese poderoso vínculo desde sus primeros años de vida.

Ver más más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *