Entretenimiento

Beneficios psicológicos del deporte para los niños

La práctica
del deporte es esencial para la educación de los niños. Sus
beneficios son variados e imprescindibles para el buen desarrollo
físico y psicológico del pequeño. Por lo tanto, crear el hábito
de practicar deporte en los niños desde pequeños supondrá el mejor
tratamiento para evitar algunos problemas que llegan con la
adolescencia. Además, ayudará a marcar la pauta de muchos de sus
comportamientos en la edad adulta.

Poder
disfrutar de estos beneficios psicológicos del deporte para los
niños hay que valorar cómo empieza y se desarrolla la práctica
deportiva a lo largo del proceso evolutivo de los niños.
 

Los
beneficios psicológicos del deporte para los niños han sido
estudiados y avalados por numerosos estudios. Entre todos los
beneficios que podemos encontrar destacamos:

  • La integración de reglas. Las normas en el deporte se enseñan de manera diferente, ya que la propia actividad permite que los niños puedan ver muy claramente donde están los límites (las reglas del juego) y las consecuencias de no respetarlos se viven de primera mano.
  • Mejora emocional. Las endorfinas que se liberan han sentirse al niño más feliz y positivo consigo mismo (mejora la autoestima).
  • Disciplina, dedicación y determinación. Hacer deporte ayuda a desarrollar las habilidades de conformidad y adherencia, es decir, el grado en el que el niño se compromete y cumple los objetivos que se ha propuesto. Habilidades que tendrán un efecto positivo en el futuro del niño.
  • Canalizar la energía. Esta actividad permite a los niños a desfogarse y así frenar los comportamientos impulsivos en otro tipo de contextos. Reduce la ansiedad.
  • Aumenta la capacidad de aprendizaje. Estudios demuestran que al hacer ejercicioel cerebro produce más neuronas y conexiones entre ellas (neurogénesis) por lo que aumenta su capacidad de toma de decisiones, pensamiento y aprendizaje.
  • Mejora la concentración. La actividad física tiene influencia directa con la concentración y por tanto en la mejora del rendimiento académico de los niños. Cuanto mejor sea la condición física, la concentración en el aula será mayor de la siguiente manera: la actividad física influye sobre la fuerza muscular, la capacidad cardiorrespiratoria y la habilidad motora, y esto interviene en la transmisión cognitiva, la memoria de trabajo y la flexibilidad cognitiva, mejorando el rendimiento académico.

Ver más más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *