Crianza
Tendencias

Los niños se preocupan por su reputación a partir de los dos años

En el primer experimento, los investigadores enseñaron a un niño pequeño cómo usar los botones de un mando a distancia para operar el robot y luego observaban al niño con una expresión neutra o se alejaban y fingían leer una revista. Cuando miraban fijamente al niño, se mostraba más inhibido y vergonzoso cuando apretaba los botones del control remoto que cuando el observador no estaba prestando atención.

Un segundo experimento, sin embargo, arrojó resultados positivos y negativos. Esta vez, fueron los científicos los que usaron dos mandos a distancia durante la demostración. Cuando fue el turno del niño de presionar los botones por su cuenta, el investigador observó al niño o miró la revista.

«Los niños muy pequeños están más atentos a su entorno y las respuestas de los demás de lo que se pensaba anteriormente» Sara Valencia Botto , Investigadora de la Universidad Emory

El tercer experimento sirvió como control. En él, el investigador demostró cómo usar los dos mandos a distancia y nuevamente, alternar entre observar al niño o mirar hacia otro lado. Los resultados mostraron que los niños ya no eligieron un control remoto sobre el otro dependiendo de la atención del responsable del estudio. «Esto nos muestra que en el experimento dos, los niños prestaban mucha atención a las reacciones positivas y negativas del investigador antes de tomar una decisión sobre qué control remoto usar», apunta.

El último experimento involucró a dos investigadores sentados uno al lado del otro, usando el dispositivo. Una vez que el niño tuvo la oportunidad de operar el control remoto, los investigadores alternaron entre mirar o darle la espalda al niño. Los niños estaban mucho más inclinados a presionar el control remoto cuando el experimentador que reaccionaba de forma positiva a las acciones del mando a distancia estaba mirando, según el estudio.

En los cuatro experimentos, los investigadores no vieron diferencias en las respuestas basadas en el género del niño. «Nuestro estudio ofrece una importante evidencia de que los niños muy pequeños están más atentos a su entorno y las respuestas de los demás de lo que se pensaba anteriormente. Este es un hito importante en nuestra comprensión de la cognición social humana y el desarrollo. Se necesita investigar más para examinar si incluso los niños más pequeños, los menores de 14 meses, podrían ser sensibles a los juicios de los demás», comenta el coautor del estudio, Philippe Rochat

Ver más más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierdas de ver

Close